CategoryInternet

¿Seguirán otros países la prohibición de Australia al hentai?

Después de la reciente prohibición por parte de Australia de todas las formas de contenido lascivo y obsceno japonés, ¿habrá otros países a seguir?

Esto es definitivamente difícil de responder en este momento, pero otros países podrían seguirlo.

Hentai es en realidad una de las categorías más buscadas en los sitios web pornográficos y en algunos países, se está volviendo más y más popular. Por ejemplo, en los últimos años, en Francia el término hentai fue uno de los más buscados en los sitios web que tienen categorías específicas para eso, Mvideoporno Hentai es uno de estos.

Imagen de los iconos de las aplicaciones de medios sociales en la pantalla del teléfono

¿Cómo usan los sitios pornográficos la comunicación en las plataformas de medios sociales?

¿Sabes quién es Aria Nathaniel? Si no lo sabes, nunca adivinarás lo que hace como su trabajo. Aria Nathaniel, más conocida como Aria PornHub, es la gerente de medios sociales de todas las cuentas de medios sociales de PornHub (Twitter, Instagram y Youtube). Ahora bien, la gestión de cualquier cuenta de medios sociales ya es un trabajo difícil, pero es mucho más difícil operar y gestionar una cuenta de medios sociales de un sitio porno, especialmente si se trata de un sitio porno tan grande como PornHub.
PornHub tiene (en el momento de escribir este artículo) 12 millones de seguidores en Instagram y 2 millones de seguidores en Twitter, como puedes ver es un trabajo bastante beeg mantener a todas estas personas entretenidas y comprometidas. A juzgar por estos números, se puede ver claramente que PornHub tiene un alcance bastante amplio en los canales de medios sociales. La estrategia es mantenerse al día con los memes de internet y las tendencias mientras se interactúa con la base de fans.

only fans

OnlyFans, la nueva red social del Porno Amateur

OnlyFans es una red social que fue lanzada en 2016 como una página web para que celebridades de las redes sociales ofrecieran algo más que imágenes obligadas a pasar por los filtros de Facebook, Instagram o Twitter, pero no fue hasta hace poco cuando se hizo realmente famosa. Este nuevo concepto elimina las barreras de lo políticamente correcto e incluso de los moralmente aceptable, por lo que grandes productoras de la industria pornográfica como por ejemplo, Mega Sesso la más grande de Italia, sigan muy de cerca a todas aquellas personas que se vuelven « trending topic » en esta red social para ofrecerles un jugoso contrato a cambio de trabajar con ellos.

porno

¿Realmente hay tanto porno en Internet?

Muchas de las cuestiones relacionadas con la pornografía resultan ser una exageración, incluidas las estadísticas que suelen mencionarse con respecto a la cantidad de porno grátis que podemos encontrar en Internet. Desde hace algún tiempo está de moda que los políticos, analistas y activistas discutan la influencia de la pornografía en los adolescentes y cómo puede afectar su relación con el sexo. Y ahí es donde citan diferentes cifras, de las cuales muy pocas pueden ser verificadas.

Cómo nos está afectando la comunicación por redes sociales

Parece que las redes sociales están aquí para quedarse. Llegar a cualquier otra conclusión requeriría apartar la mirada de los hechos o predecir alguna calamidad impredecible o un cambio repentino y dramático en los hábitos de los usuarios. Porque simplemente, los números no mienten.

Por un lado, hay cientos de sitios de redes sociales, muchos de ellos con bases de usuarios robustas y activas. Si bien es cierto que Facebook y Twitter reciben toda la atención (por una buena razón; Facebook tiene aproximadamente mil millones de usuarios mensuales mientras que Twitter maneja un cuarto de mil millones), no olvidemos la popularidad de Instagram, Flickr, Tumblr, Google +, y por supuesto, Pinterest. Y tampoco olvidemos que pasamos una tonelada de tiempo en estos sitios. ¿Cuánto tiempo? Hasta 114 mil millones de minutos al mes sólo en los Estados Unidos. Decir que los medios de comunicación social han desempeñado un papel en la configuración del siglo XXI sería quedarse un poco corto.